Nuestro entorno es fundamental

Generalmente, cuando se aborda el tema de la salud, se pone foco en aspectos como la alimentación, la actividad deportiva y los hábitos personales. Sin embargo, es necesario considerar la salud de manera mucho más amplia, ya que en ella inciden factores como los lugares que habituamos diariamente o la gente con la que nos relacionamos. Solo teniendo en cuenta estos factores podremos abarcarla de manera integral.

Según una nota del sitio Harmonía, la razón de aquello es bastante obvia, ya que al vivir en un planeta en el que habitan otras personas nuestra vida está influenciada por sus costumbres, acciones y formas de vida. Claramente, no es lo mismo vivir en una ciudad donde predomina el estrés y la contaminación que estar radicado en el campo alejado de las grandes urbes. Aunque muchas veces no le tomemos el peso, nuestro entorno tiene una gran incidencia en nuestra vida y salud.

Por ejemplo, entre los males más frecuentes que encontramos en las ciudades con mucha polución está el cáncer de pulmón, muerte prematura y diversas enfermedades respiratorias. Sobre este mismo punto existen diversas investigaciones que han concluido que los programas de conservación y limpieza del aire tienen un fuerte impacto en la salud pública.

Además del lugar en el que habitamos, otro elemento de gran relevancia para nuestra salud es la gente con la cual nos relacionamos diariamente, pues, directa o indirectamente, estas inciden en nuestro bienestar. Así como las personas extremadamente negativas o demandantes pueden generarnos problemas emocionales, la gente alegre, comprensiva y motivada también nos contagia su energía positiva y nos levanta el ánimo. De esta manera, nuestro entorno social debe ser un tema primordial a considerar si queremos gozar de buena salud física y mental.